• Sergio Zaras

SI QUIERES INVERTIR, PRIMERO INVIERTE EN TÍ

Muchas personas piensan que una buena inversión es el resultado de tener la suerte de invertir en el momento perfecto en un producto que se revalorice o genere buena rentabilidad. Sin embargo, esto se aleja mucho de la realidad. Lo cierto es que una buena inversión no es consecuencia de elegir bien una vez, sino de saber elegir bien todos los días. Hago esta aclaración porque el mercado es cambiante y para que una inversión sea una buena inversión requiere de una toma constante de decisiones (cuándo comprar, cuándo y cuánto vender, que parte de tu capital destinar, qué riesgo deseas asumir..). De modo que las inversiones no son el resultado de una gran buena decisión, sino de muchas pequeñas decisiones.


Este es el motivo de porque el 90% de las personas que se inician en la inversión acaban fracasando; porque aunque hayan cogido una buena ola, no saben surfearla. Por eso mismo hay algo mucho más importante que invertir en algo del exterior, y es invertir primero en el interior; en tí.


Como bien decía Warrent Buffet ‘’la mejor inversión que puedes hacer es en uno mismo. Entre más aprendes, más vas a ganar’’. Creo que estarás de acuerdo con esta aclaración, pues solo obtendrás aquello que estás preparado para obtener. Ni más, ni menos. Por eso mismo es esencial invertir en tí primero. Cualquier cosa que consigas ahí afuera es un reflejo de todo lo que sabes, de tu gestión emocional, de tu inteligencia o de tus habilidades que tienes dentro.


También lo podemos entender con una metáfora. Si fueses a un triatlón ¿entrenarías primero?, entiendo que si no quieres lesionarte, la respuesta es Sí. Pues justamente esa pregunta deberíamos de hacernos antes de invertir. Un inversor es una persona que está entrenando constantemente sus emociones, su conocimiento, su gestión, sus habilidades frente al mercado.. y en consecuencia acaba teniendo buenos resultados en sus inversiones. Es obvio que si entrenas constantemente, acabarás teniendo un buen resultado en el triatlón. Pues esto mismo también ocurre en las finanzas.


Hemos aclarado que la acción sin conocimiento es inutil, pero también debo de decir que el conocimiento sin acción es vano. Si deseas tener éxito, el uno debe de alimentar al otro. Todo lo que aprendemos debemos de llevarlo a la práctica para convertirnos en buenos inversores.


En el otro polo hay personas que son esponjas de información pero que solo se quedan en ser inversores de escritorio; son personas que adquieren mucha información pero que nunca la interiorizan con la práctica. Como decíamos antes, uno no puede vivir sin lo otro. Mientras que el conocimiento te da las fórmulas que resuelven los problemas, la experiencia dá la capacidad y la rapidez para resolverlos.


Para finalizar y como bien decía Aristoteles ‘’la virtud está en el punto medio’’. Ahí es donde está el poder de un inversor y de cualquier persona en la vida; en saber poner la energía exacta en cada cuestión.


¡Gracias por haber llegado hasta aquí!. Si te ha servido esta información seguro que podemos ayudar a muchas más personas si la compartes.



48 vistas

Entradas Recientes

Ver todo