• Sergio Zaras

EL REY DE LA INVERSIÓN

En el mundo de la inversión nos han bombardeado constantemente con la idea de tener activos que paguen nuestros pasivos. Lo cierto es que al repetir muchas veces algo, lo valoramos como única verdad. Aunque sí creo que para aquellos que buscan la libertad financiera invertir para obtener pasivos es una buena forma de invertir, no es la única. Por eso, yo defiendo mantenerlo más simple, rápido y fácil.


Los tiempos han cambiado, las cosas cada vez suceden más rápido y lo que antes ocurría en 5 años, ahora ocurre en meses. Sin embargo, las cosas no han cambiado tanto para el mundo del Cashflow, las rentabilidades de productos financieros que no son estafas siguen oscilando entre el 5-15% anual como hace 40 años (aunque es cierto que hay excepciones). Mientras tanto, en el mundo de la especulación todo es muy diferente. Los gobiernos cada vez inyectan más dinero en la economía y la tecnología avanza más rápido. Esto quiere decir que los mercados financieros cada vez se inflacionan más y suben más rápido.


Voy a poner ejemplos de índices y activos que han tenido retornos altos en este último año. En los últimos 365 días el SP500 y el NASDAQ han tenido una rentabilidad del 44,5% aproximadamente, el Nikkei 225 del 36,75%, el Bitcoin del 326%, el Oro del 14%, la Plata del 68,64% y el Ethereum del 1094%.


Es cierto que este último año ha sido un buen año para las personas con inteligencia financiera, pero si sabes identificar valores infravalorados y utilizar los ciclos, obtener más de un 40% anual de media es algo bastante sencillo.


Quizás parece algo complejo obtener más de un 40% anual en mercados financieros, ¡Y más cuando dicen que un inversor de la gama de Warrent Buffet obtiene solo un 20% anual! (para quien se lo crea), pero es una cuestión de paradigmas. Obtendrás aquello que tu paradigma crea que puede obtener. Somos nosotros mismos los que cortamos ganancias rápido porque tenemos ese tipo de creencias. Pensamos que los mercados volátiles o que generan mucha rentabilidad tienen mucho riesgo, pero esto es totalmente incierto. El riesgo no está en el ecosistema, sino en la persona que se mueve en el ecosistema. Si no sabes en que fijarte y que valorar antes de invertir, por supuesto que tendrás riesgo. Pero el riesgo será tuyo, no del mercado.


Es importante entender que hay unas bases fundamentales para tener éxito invirtiendo:


  • Es esencial conocer a la perfección el activo en el que se invierte. Esto nos ayuda a mantener la calma cuando el mercado se sacude y saca a los impacientes.


  • Hay que estudiar muy bien el momento del ciclo en el que se encuentra el activo antes de invertir en él. El activo en el que invertimos debería de estar infravalorado. Jamás invertir porque es tendencia, hay FOMO (Fear of Missing Out) o unas expectativas muy altas. Invertir en un activo que está caro puede aumentar muchísimo el riesgo de nuestra inversión. Un buen inversor mueve su dinero de mercados y activos sobrevalorados a mercados y activos infravalorados.


  • Es super necesario tener una buena gestión del riesgo y confiar en tu análisis. Es esencial dedicarle tiempo a a crear una buena estrategia antes de invertir en el activo. Invertir por impulsos emocionales puede salir bastante caro. Si inviertes por emociones decidirán tus emociones. Si inviertes por análisis, decidirá tu análisis.


  • Quizás esta es la parte que más olvidamos. La avaricia nos puede jugar una mala pasada a la hora de vender. En tu método SIEMPRE debe de haber objetivos de salida; ya sean porcentuales o totales.


  • Aquí llega la parte difícil. Una vez tengas un buen activo en un buen momento del ciclo, solamente debes de esperar. Y sí, lo difícil es esperar (aquí puedes leer un Post sobre la Paciencia). Un buen especulador no suele hacer más de 5 buenas operaciones al año. La vida del buen especulador es una vida muy aburrida, y más cuando nos han enseñado que para ser productivos tenemos que trabajar 8 horas al día. La realidad es que más movimiento no es más productividad. Moverse demasiado puede hacer que arruines todo. Mientras más te muevas, más posibilidades tienes de fallar. Por esto, es esencial darle tiempo a que el valor que le has dado al activo acabe reflejándose en el precio.


Entre un inversor amateur y un inversor profesional hay una diferencia muy grande. Los ingresos del inversor amateur posiblemente venga de otros lugares, mientras que los ingresos del inversor profesional vendrá de sus propias inversiones. Esto quiere decir que un inversor profesional debe de ser muy metódico y astuto para poder seguir viviendo de sus inversiones. Por eso, hay que tener en cuenta que la inversión profesional es una profesión y hay que saber muy bien lo que se hace.


Para que el inversor profesional pueda vivir tranquilo, a final de año puede hacer un recuento del beneficio que ha obtenido durante todo el año y recoger una parte (no más del 50%). Una fracción la usará para vivir durante el próximo año y la otra para seguir invirtiendo. Esto le ayudará a estar tranquilo y a no sobreoperar por el ideal de conseguir un ingreso extra.


¡Gracias por haber llegado hasta aquí!. Si te ha servido esta información seguro que podemos ayudar a muchas más personas si la compartes.



97 vistas

Entradas Recientes

Ver todo