• Sergio Zaras

EL ÉXITO DE UN INVERSOR

Muchas personas piensan que para tener éxito en la inversión hace falta tener una gran inteligencia, saber descifrar complejas ecuaciones o tener un amplio conocimiento técnico y fundamental. Lo cierto es que gran parte de todo esto es paja, o al menos no es determinante si no se tiene en cuenta lo que trato a continuación.


La mayoría de personas fracasan en la inversión porque piensan que es algo complejo, y en busca de lo complejo dejan de ver lo simple. Y no, no estoy diciendo que sea algo sencillo, pues si fuese sencillo todo el mundo sería capaz de verlo y aplicarlo. A lo que me estoy refiriendo es que somos nosotros mismos quienes complicamos todo.


Aunque parezca raro, el 90% de los resultados que obtenemos en el mundo de la inversión no depende del mercado en sí, sino de las decisiones que tomamos sobre él. Nuestra psicología es lo que determina todo. Es por eso que si queremos tener éxito, lo primero que debemos de entender es que no podemos controlar el mercado, pero sí podemos controlar las elecciones que tomamos sobre él.


Que las decisiones es el factor determinante para tener éxito se vuelve evidente cuando vemos como en los peores escenarios como en una crisis, un cisne negro o un momento de gran volatilidad hay personas que pierden dinero, pero también como muchas otras lo ganan. Si las condiciones son las mismas, ¿Qué diferencia hay entre el fracaso de unos y el éxito de otros?, pues las decisiones que toman sobre las condiciones. Justamente aquí encontramos el motivo de porque se dice que el 90% los resultados que se tiene en la inversión depende de la psicología del propio inversor.


Por eso mismo la mayoría de personas se empobrecen rápidamente en vez de enriquecerse lentamente (o no tan lento), porque no se conocen a ellos mismos y toman decisiones poco precipitadas y con poca consciencia. Se han centrado en estudiar el mercado antes de tomar el trabajo de autoconocerse a ellos mismos. La avaricia, la impaciencia, el miedo, las expectativas, el apego.. es lo que les hunde y les hace tomar malas elecciones. No se dan cuenta que de lo único sobre lo que tienen control es de ellos mismos. Sino puedes manejar tus emociones, no puedes manejar tus inversiones. Es así de sencillo.


Por último, tampoco quiero que caigamos en la idea de que es necesario conocerse profundamente antes de invertir, eso nos paralizará, pues nunca nos habremos conocido lo suficiente. Pero sí debemos de tener en cuenta que el nivel de nuestros resultados dependerá del nivel de nuestro autoconocimiento. Es algo que nunca debemos de olvidar; nuestros resultados en el mercado serán un espejo de nosotros mismos. Él nos mostrará quienes somos y que debemos de limpiar para ver con claridad. En el momento que seamos capaces de ver con claridad dejaremos de tropezar y por lo tanto, a llegar a aquel lugar que deseamos llegar.



43 vistas

Entradas Recientes

Ver todo